El ┬źdon de las lenguas┬╗ no es tanto el don de hablarlas, sino el ┬źdon de escucharlas┬╗. Enf├│cate en lograr peque├▒as victorias d├şa a d├şa.